Publicado el

Tejer para el Planeta

Très Mignon: tejer para el Planeta.

En la búsqueda de un cambio necesario

Producción, fibras, tinturas, energía, agua

Quienes hacemos Très Mignon Virtual tenemos conciencia plena de la prolongada degradación a la que la humanidad ha sometido al hábitat global, y de la consecuente y creciente escasez de recursos, fruto de los desequilibrios que provocamos a lo largo de siglos con nuestras acciones desaprensivas. Por eso, mantener una producción textil sostenible, amigable con el medio ambiente, es una meta esencial para nuestra filosofía de trabajo.

Porque nos importa y por qué nos importa

Seguimos creyendo, creciendo, creando y cuidando

Nuestra obligación fundamental con la sociedad y con el hábitat en cualquier escala comienza por el concepto mismo, por el diseño intencionado y por las decisiones tomadas para la elaboración apropiada de cada producto.

Además de considerar cada objeto de diseño en sí, revisamos y refinamos todos los procesos y complementos asociados, como la logística de distribución de la materia prima y demás insumos, los métodos de elaboración, el envasado y embalaje, el transporte, y las indicaciones precisas para la reparación, reutilización, reciclaje o descarte.

Producimos desde siempre con fibras de origen natural –ya sean vegetales o animales (exclusivamente lanas de producción pecuaria)– e intentamos en todo lo posible no incorporar componentes sintéticos.

En el caso en que debamos hacerlo –por ejemplo en los ojos de las mascotas o en los botones– procuramos que sean biodegradables, aptos para el reciclaje, o de impacto nulo.

Sabemos también que todo el ahorro que podamos hacer en el uso de materia prima ayuda a moderar la huella de carbono que provocan la sola acción humana.

Somos conscientes de que no por usar sustancias naturales (al cabo, toda la materia lo es) dejamos de provocar desbalances en el medio ambiente, como el consumo desmedido de agua potable o la generación de gases de efecto invernadero.

El cultivo intensivo de algodón –por dar un ejemplo– es ruinoso por la explotación de los trabajadores rurales, el uso de agroquímicos, el consumo de agua y el uso abusivo de la tierra a la que no se le devuelven sus nutrientes: mientras la superficie dedicada al algodón no se modificó en los últimos 80 años, la producción se triplicó en peso.

Existen a la vez materiales sintéticos de uso textil, como el poliéster, que pueden reciclarse vez tras vez, algo que no ocurre con el algodón o la lana, que se deterioran con facilidad.

Trabajamos para la preservación de la biodiversidad y por ello intentamos depender lo menos posible de productos que provengan de explotaciones agropecuarias no sustentables.

Y nos preocupamos por generar una cadena libre o con la menor cantidad de residuos, los que al mismo tiempo deben ser en su vasta mayoría reciclables, libres de contaminación y dispuestos de manera conveniente para su procesamiento posterior.

Por las particularidades propias de nuestro modelo de producción, de características casi por completo artesanales, el consumo energético destinado a la creación y fabricación de nuestros productos es insignificante.

Tanto por cuestiones elementales de seguridad para los destinatario finales de nuestros productos, como por la responsabilidad asumida en el consumo y deshecho de materiales, utilizamos colorantes y tinturas naturales no tóxicos, de fácil degradación y alta persistencia en el interior de las fibras.

Intentamos hacer que todo lo que elaboramos tenga una vida útil prolongada para minimizar su descarte temprano: nos gustaría que cada producto Très Mignon durara para siempre.

También prestamos suma atención a las acciones de las grandes marcas, tanto cuando son en favor del medio ambiente –porque marcan directrices que las personas siguen– como cuando motivan actitudes nocivas por parte del público.

No es posible cambiar el mundo desde un solo lugar ni de una sola vez: es un proceso colectivo que requiere de objetivos, planes, caminos y hábitos positivos que se desarrollan de manera progresiva.

La Responsabilidad Social del Emprendimiento nos lleva a procurar que nuestra actividad productiva en Très Mignon respete al equilibrio ambiental y asuma un compromiso fehaciente con el entorno social en el que se desenvuelve.

Très Mignon Virtual

Compartílo: